domingo, 1 de febrero de 2015

Mitja de Granollers, en busca de buenas sensaciones

Después de la mala experiencia del maratón de Tarragona, y de replantearme el ir a la ultra, decido correr la Mitja, en esta ocasión a parte de mi familia, también viene el equipo casi al completo, excepto Juan por lesión.



Llegamos a Granollers y lo primero es lo primero, buscamos un sitio para poder tomar un café y acabar de ponernos el dorsal. El frío es terrible, estamos en pleno invierno y aunque el sol ha hecho acto de presencia no es suficiente para calentar el cuerpo y más tan temprano. Después de los preparativos, estiramos un poco por la zona y nos despedimos, Félix y yo queremos salir en la parte delantera del grupo para no pillar mucho atasco de gente, así que nos toca correr antes de tiempo, pues casi sin darnos cuenta faltan 5 minutos para la salida y estamos en la cola de la carrera. Empezamos a correr por la acera esquivando a mucha gente, pero finalmente lo conseguimos y nos ponemos bastante cerca del principio, yo detrás de él voy a intentar seguir su ritmo, cosa que veo muy difícil.



Nada más dan la salida ya veo que no será posible seguir a Félix, va demasiado rápido y yo aun no me encuentro fuerte, intento que no se aleje demasiado y lo voy siguiendo a una distancia más o menos corta, hay tanta gente animando que por un momento me olvido de ritmos y me pongo a correr a un ritmo bastante alto para lo que yo puedo dar en estos momentos, rondo los 4 minutos y poco pero no me encuentro del todo mal así que sigo tirando.

Cruzamos el río Congost, y nos adentramos en  una zona industrial, veo que el ritmo de inicio va bajando y noto un malestar parecido al de Tarragona, no entiendo si es que estoy mal otra vez o mi cabeza no quiere pasar por lo de la última vez y se cierra en banda para no correr más.

Entre esas guerras internas suceden los siguientes kilómetros y pasamos la zona industrial para llegar a una zona más verde y más agradable, estoy por el kilómetro 6, los ritmos han caído hasta casi llegar a 5 minutos el km., intento ser positivo pues sé que después del 11 más o menos todo es bajada y podré recuperar algo de lo perdido.

Al llegar a un glorieta, nos adentramos brevemente en un sendero colindante a una organización y al pasarla de nuevo algo de zona industrial. El cansancio y el viento no ayudan a intentar recuperar el tiempo, además según la altimetría de la carrera, sigo subiendo y aunque es casi imperceptible, veo que poco a poco va desgastando, es lo que algunos denominarían un falso llano, pero así desde el inicio.

Volvemos a entrar en una zona verde, y durante bastantes metros es lo que vemos a nuestro alrededor,  los arboles y el río cerca como compañeros de este tramo. La buena noticia es que me he estancado en el ritmo y parece que me vuelvo a recuperar, no sé si es efecto del gel o de que mi cuerpo vuelve a sentirse en condiciones para seguir. Prácticamente estamos en el ecuador de la carrera y volvemos a pasar otra zona industrial, pero en esta ocasión hay gente animando, lo que me indica que ya estamos cerca de la Garriga.

Cruzamos el río y ahora sí, muchísima gente aplaudiendo y gritando eso hace que uno se venga arriba y busque con más ganas ese km. 11 que permitirá darme algo de tregua. Eso sucede al llegar cerca de la iglesia, zona que está abarrotada de gente y que al bordear, aparecemos en una especie de paseo, donde me sorprende ver a unos chicos disfrazados de señores mayores, y con trajes bastante antiguos, animando la carrera.

Bajamos el paseo durante bastante rato y comienzo a recuperar sensaciones, aprovecho para tomar otro gel, el ritmo ya empieza a estar alrededor de los 4´30". Al llegar al kilómetro 12 me encuentro con una bajada bastante pronunciada que da a una carretera parecida a las de la subida, con arboles y alguna que otra casa. Así durante bastante rato, hasta cruzar una glorieta que indica que entramos en un tramo de nacional, sobre el km 15, al poco de pasarla vuelvo a subir un repecho pero nada comparado a lo de antes, avanzo mucho más rápido y con mejores sensaciones, al final de todo no me va a salir una carrera tan mala.

Vuelvo a mejorar mi ritmo en los parciales, ahora estoy entre 4´20" y 4´25", además entramos a lo que es el inicio de Corró d´Avall, municipio pegado a Granollers, así que ya queda poco, alrededor de unos 3 kilómetros y esto se acabó. Al entrar por las calles la animación es tan brutal que parece que la meta esté muy cerca, lo que anima a correr aun más rápido, pero el reloj no engaña y hay que ser prudente en este tramo, así que lo mejor que se puede hacer es empaparte de la alegría que desprende toda esta gente y disfrutar.


Al cabo de un par de kilómetros, veo el arco de último km, todo el mundo a mi alrededor empieza a acelerar, ahora es cuando hay que darlo todo, aunque en mi ya casi no queda nada, mucho rato en la subida no pasándolo muy bien y en la bajada no dando descanso a mi cuerpo al incrementar el ritmo, hacen que no quede mucho, así que hago lo que puedo y paro el crono en 1h 37´24". No es mi mejor crono en media maratón, pero de donde vengo y lo que me queda por hacer no está del todo mal.


SALUD Y KILÓMETROS !!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada