domingo, 16 de junio de 2013

Mi primer trail, en casa y en buena compañía, Trail Running Vigía

Después de acabar el maratón de Empúries no tenía la intención de hacer ninguna carrera, llevo unos meses sin parar, 2 maratones en un mes es un esfuerzo muy grande y ya es la segunda vez que lo hago, la intención de descansar es lo primero que está en mi cabeza.

Entrenando estos días cerca de casa, por la Serralada de Marina, me encuentro con un compañero de trabajo y buen amigo, se llama Toni y es el presidente del grupo de corredores los Running Vigía, y me comenta la iniciativa que han tenido, la de organizar su primera carrera justo por esta montaña. 

Algún compañero de trabajo ya me había comentado algo, pero como he dicho al principio, la idea de embarcarme en otra carrera no me apetecía en este momento, y más en algo que no había hecho nunca como es una carrera de montaña. Pero había algo que me seducía, y creo que era el mismo hecho de lo desconocido.

Después de meditarlo algún día, dí el paso y me apunté, pensé en tomarlo como un entrenamiento más, de hecho era frecuente que saliese por la montaña a entrenar, y estaría rodeado de gente a la que conocía.

Comencé a hacer entrenos más habituales por la montaña, para ir acostumbrando el cuerpo, y días antes de la carrera, Félix, que también quería ir a correrla, se cae en un tramo y se hace polvo la rodilla, malas noticias a pocos días de la carrera. Paco y yo decidimos hacer un entrenamiento parecido a lo que me encontraré ese día y de momento lo que veo no está mal, aunque nos perdemos varias veces, debido a la falta de tiempo solo podemos hacer 7 km.. Habituado a hacer más kilómetros por montaña acabo con bastantes fuerzas y confianza de cara al domingo, pero no soy consciente de lo que allí me espera.

Llega el día y una vez en la salida me encuentro con algunos amigos, muchos de ellos están implicados en el evento y apenas podemos cruzar alguna palabra, se nota que están nerviosos para que todo salga bien. 

Compro la camiseta de la carrera, la dejo en el coche y me preparo para la salida. Toni nos reúne y nos da las gracias por asistir, hoy no correrá, pues tiene la responsabilidad de que todo salga bien. Nos agrupamos todos fuera del puente de la autopista y nos dan la salida, empiezo despacio pues no deja de ser un tipo de carrera que no he hecho nunca.

Después de unos pequeños giros en llano, encaminamos hacia la cruz de Montigalà, una pendiente que he hecho a alguna vez pero que se complica un poco al ser tanta gente para subir, veo que poco a poco voy incrementando el ritmo y me siento bien. Voy bajando y relajo las piernas, ya vamos todos en fila de uno y comenzamos a subir hacia el mirador de la Serralada de Marina, llevamos 3 km. estos caminos los conozco bastante, alguna vez he salido a entrenar por aquí. 

Saltamos la cadena dirección a las dos piedras, pero en vez de girar a derecha como hago siempre que vengo por aquí, nos desvían recto hacia arriba para cruzar el camí de Can Mas, lo cruzamos y nos adentramos por otro sendero que nos lleva a pasar por un árbol caído. Un árbol sin hojas y con sólo el esqueleto que forman sus ramas más gruesas, todos pasamos por entre sus ramas, como si de una cueva se tratara, y seguimos el camino que nos lleva a pasar por debajo de la urbanización de la Vallensana, por aquí no es llano y pica un poco hacia arriba pero de momento me siento bien.

Todo transcurre a pedir de boca y las sensaciones son buenas, me acerco al primer avituallamiento y aprovecho para descansar unos segundos, beber bebida isotónica y comer unos gajos de naranja, para emprender la marcha otra vez.

La carrera se complica un poco, empiezo la subida hasta la ermita de Sant Climent, y comienzo a hacer algunos tramos andando, no me preocupo por que veo que no soy el único y a partir de ahora habrá una cosa que será habitual durante toda la carrera y es que la gente que me pase cuando ando, la adelantaré más adelante cuando ellos anden y así hasta prácticamente el final de la carrera.

Consigo llegar hasta la ermita con mucho esfuerzo, pero ahora viene un tramo bastante llano y con bajadas. Me encuentro en el kilómetro 6 y veo corredores que vienen en dirección contraria, veo que daremos una vuelta por debajo del poblado ibérico y por el otro lado de la urbanización de la Vallensana.

Es increíble los caminos por donde nos adentramos, la vegetación en algunos tramos es bastante densa y da la sensación de que las ramas al pasar rozándolas, quieran atraparte. Volvemos a salir a una pista, ahora veo a los corredores otra vez en sentido contrario, pero en este caso son los que van detrás mío.

Estoy cerca del kilómetro 9 y el cansancio comienza a hacer mella, aún faltan un par de kilómetros para el siguiente avituallamiento, y lo peor aún está por llegar, Toni en la salida nos advirtió de una subida llamada la Matamachos y era antes de ese avituallamiento.

Casi sin darme cuenta encaro la que llaman la Matamachos, según me cuentan después, es casi 1 km de subida bestial, no veo a nadie que corra y en algún tramo hay escalones de madera o piedra. Algunos intentan hacer broma por el hecho de que nadie corra, pero en el grupo en el que estoy casi nadie ríe. 

Comienzo a ver el final de la subida, lo que me anima bastante, pues sé que queda poco más de un kilómetro y habré acabado mi primera carrera de trail, que aunque me la quise tomar como entreno fue imposible, supongo que en el momento que te pones un dorsal y ves gente a tu alrededor con ganas de acabarla, no te lo puedes tomar como entreno. Llego al final y hay un fotógrafo haciendo fotos, intento sonreír y salgo al camino donde me llevará al avituallamiento. Una vez allí, los comentarios son de cansancio general y de lo que ha costado esta última subida.



Una vez he recuperado algunas fuerzas, salgo de allí y comienzo a bajar, pero sucede algo inesperado hasta ese momento para mí, y es que las piernas me tiemblan al pisar debido al esfuerzo de la subida. Aunque en un principio me resultó algo difícil, conseguí correr más o menos ligero y con un poco de cuidado para no torcerme el tobillo al bajar.

Consigo llegar a meta, mi tiempo 1h. 35´ 30", puesto 55 de la general de 126 personas llegadas, pero lo mejor de todo contento por mi primera trail y agradecido por que la organización , gracias al recorrido, me ha enseñado lugares cerca de casa para ir con la familia y sobretodo para pensar nuevos entrenamientos. 




SALUD Y KILOMETROS !!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario