domingo, 20 de enero de 2013

Asfalto y montaña en Mollet

Después de que pasen las fiestas navideñas, toca plantearse los retos de este año, y aunque algunos están muy definidos, como es la maratón de Barcelona, otros como esta carrera vienen de improvisto.

La preparación esta siendo buena, y las sensaciones en cada entrenamiento para la maratón son inmejorables, por eso creo que me viene bien relajarme en una carrera como esta, donde el grupo se une al completo con la incorporación de un nuevo miembro, y podemos hablar antes de la salida en una cafetería sobre nuestras cosas.

A medida que se acerca lo hora de la salida, como siempre, mi cuerpo empieza a tiritar, y aunque hace frío, mucho frío, es la impaciencia lo que me lleva a no parar de moverme, no me hace falta beber café, solo pienso en ponerme en la línea de salida. Tengo ganas de comprobar lo que durante un mes de entrenamientos, madrugones, series y entrenar después del trabajo hasta la 1:00 de la madrugada, pueden dar de si.


Arriba: Paco, Félix, yo Abajo: Silver y la nueva incorporación Lesaca



Nos juntamos los cinco para hacernos la foto del grupo al completo, parece increíble pero desde que se formó el grupo es la primera vez que estamos todos juntos. Me despido de todos y busco un hueco en la manada de corredores.

Dan la salida, un poco apretada al principio, pero consigo ponerme en una buena posición, al empezar giramos a la izquierda y una bajada, empezamos bien.Voy ligero en las piernas y eso da su resultado en el GPS, primer kilómetro 3´54" seguimos por el centro de Mollet sin mayor problema y consigo mantener ese ritmo hasta 3´50", pero Félix que fue la semana anterior a unos entrenamientos que hacía la organización, ya me había avisado que en esta carrera íbamos a morder el polvo, pues había una zona de tierra que se elevaba y antes de eso era todo subida, que aunque no muy pronunciada, no me permitía ir a esa velocidad.

Sigo subiendo y por fin entramos a la zona de tierra llamada Els Gallecs, contento por que sabía que pasando esta zona era todo bajada hasta meta, pero con el inconveniente que esta zona era la más dura de la carrera, ya no solo por la subida, sino por el barrizal que había y el peligro que tiene un resbalón o caída.

Consigo mantener un ritmo cómodo que me permite llegar a lo más alto con bastantes fuerzas, ahora toca disfrutar de la bajada y poner los cinco sentidos para evitar caídas, miro mi reloj, los tiempos vuelven a ser los del principio, aunque soy consciente de que en la subida he perdido tiempo, sé que puedo hacer una buena marca.

Pasamos una zona boscosa y al girar veo una pendiente que acaba en una cuesta muy pronunciada, la gente nos grita y nos ánima, tendré que coger esto para superarla, Empiezo a subirla, las piernas empiezan a quejarse pero no les quiero hacer caso, el final está cerca y aunque veo gente que ha parado para subirla, sigo empujando como puedo y lo consigo. Ahora toca ir más rápido he vuelto a perder tiempo y quiero acabar dándolo todo.


Bajo y antes de entrar a las pistas de atletismo un repecho, pero de este ni me entero, quiero llegar a tope. Entro en las pistas y voy a tope, veo a mi familia el peque quiere salir a correr, le hago un gesto para que espere un momento que volveré a por él. Hago un último sprint y entro, paro el reloj en 42´15", contentísimo , después de tantas cuestas y bajadas hago mi 2º mejor tiempo.



Lo prometido es deuda, voy en busca de mi hijo y salgo otra vez a correr, pero esta vez con uno de los angelitos que me da alas cuando voy solo corriendo, su sonrisa al entrar a meta no tiene precio, no sé si algún día correremos juntos alguna carrera, pero de estos momentos es de lo que se alimenta mi alma.

SALUD Y KILOMETROS !!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario